Anna Atkins: Podcast Lila 26

¿Sabías qué Anna Children Atkins fue autora del primer libro ilustrado con fotografías? Pues así es….

Anna Children Atkins fue una pionera de la fotografía en pleno S.XVIII y de ella se ha dicho que pudiera ser la primera mujer fotógrafa.

Por desgracia, el mérito se lo llevó Talbot tal y como lo atestiguan la mayoría de obras dedicadas a la historia de la fotografía.

Pero todo eso está cambiando.

Nuestra protagonista fue una apasionada de la botánica, la única área científica que en pleno S.XVIII admitía “las colaboraciones del sexo femenino” en la Inglaterra de la época victoriana.

La obra de Anna Atkins no solo fue importante por su aporte a la comunidad científica por toda la información que aportaba sobre las algas, sino también por su aporte artístico y estético.

Ella utilizó el proceso de la cianotipia como técnica fotográfica para reflejar los centenares de imágenes de algas que había estudiado y lo hizo de forma cuidadosa y precisa.

Pero esto no fue muy bien recibido por la comunidad científica que prefería los dibujos.

Todo lo que ella quería aportar de utilidad en el ámbito científico no se supo apreciar ni valorar.

Anna publicó su obra a lo largo de 10 años y se lo costeó todo ella sola.

En realidad, jamás llegó a ser remunerada por su trabajo.

Además, tuvo que pasar más de un siglo para que su obra fuese reconocida y, lo más importante, para que fuese reconocida como auténtica pionera de la fotografía y en  el ámbito de la ilustración.

Eso sí, podemos afirmar que hoy en día su obra inspira a las nuevas generaciones.

Una curiosidad…Cuando logró publicar su primera entrega, solo firmó con sus iniciales: A.A. y eso, un historiador del S.XIX lo interpretó como “Anonymus Amateur”.

Una vez más hemos de hablar de una mujer cuyo talento quedó oscurecido por la historia y que ahora reivindicamos desde nuestros Podcast Lila.

Te invito a escuchar su historia…..

Escuha, ESCUCHA…..

 

Anuncios

George Sand: Podcast Lila 25

Aquí tienes otro de nuestros Podcast Lila con el que nos adentramos en el mundo literario con Amantine Aurore Lucile Dupin, conocida profesionalmente como George Sand.

Una escritora francesa que rompió todos los estereotipos sociales del S.XIX

Una mujer fuerte y de talento que desarrolló una potente obra literaria y que defendió los derechos del pueblo y las libertades individuales.

En su obra literaria siempre reflejó la situación de la mujer de su tiempo.

Una mujer a quien muchos conocen por haber sido pareja del compositor Chopin y no por su inmenso talento.

Aurora, o por su pseudónimo George Sand, fue un espíritu libre a quien no preocupó el qué dirán…

Aprendió a leer y a escribir con tan solo 5 años y dicen que desde bien pequeña tuvo una imaginación enorme.

Con tan solo 12 años improvisó sus primeras composiciones musicales y literarias.

A los 19 años contrajo matrimonio con un hombre de la aristocracia con quien tuvo dos hijos y del que se separó pocos años más tarde.

A pesar de todos los impedimentos sociales de la época, logró conciliar ambas tareas, la de madre y la de novelista.

Como novelista tuvo que sortear a infinitud de malos consejeros que le advertían que lo mejor que podía hacer como mujer es hacer niños y no libros!

A partir de la publicación de su segunda novela, “Indiana” (en la que hizo una apasionada defensa del derecho de la mujer a elegir su propia vida), empezó a utilizar el pseudónimo de George Sand.

Fue en París, en plena ebullición de su carrera literaria, que decidió cambiar las normas establecidas y empezó a utilizar indumentaria masculina, algo que le ofrecía comodidad además de permitirle el acceso a todos los lugares vetados a las mujeres y lograba pasar inadvertida.

Aurora prefirió utilizar ropas masculinas sin dejar de utilizar las prendas femeninas en determinadas ocasiones.

Una novelista que escandalizó a la gente de su época por sus modales y su comportamiento atrevido y sobre todo, por su forma de pensar.

Ella reclamó la necesidad de poder actuar como un hombre, de manera individual, por decisión propia y sin cortapisas.

Una mujer que, como tantas otras en la historia, tuvo que realizarse como profesional bajo el pseudónimo de un hombre.

Nos quedamos con una de sus célebres citas: “El recuerdo es el perfume del alma”.

Y en recuerdo a George Sand, ahí va nuestro Podcast Lila.

Descubre su historia.

Escucha, escucha…

Berthe Morisot: Podcast Lila 24

¿Sabías que una de las fundadoras del movimiento pictórico del Impresionismo del S.XIX fue una mujer?

Pues así es…

Se trata de Berthe Morisot, maestra francesa de la pintura, que encandiló a sus coetáneos con sus lienzos.

Berthe Morisot fue una mujer que dedicó toda su vida a la pintura, durante más de tres décadas, en una época en la que los roles femeninos estaban socialmente acotados al ámbito doméstico.

Pensar que como mujer no fue admitida en la Escuela de Bellas Artes de París ya que a las mujeres se las empezó a admitir a partir de 1897.

Uno de sus maestros, al percatarse de su talento, advirtió a su madre de las consecuencias que esto podría acarrear….Según sus propias palabras: “esto sería catastrófico y revolucionario y podría traer consecuencias nefastas en el entorno burgués y patriarcal en el que vivía.”

Con tan solo 23 años ya expuso en el Salón de París, y a partir de 1873 entró a formar parte del movimiento pictórico que se denominaría impresionista y del que forman parte nombres masculinos como Degas, Monet o Renoir que seguramente os suenan…

En los cuadros de Morisot las mujeres no son simples modelos estéticos, cosa que sí ocurre en la obra de alguno de sus compañeros varones. En el caso de nuestra protagonista las mujeres parecen denunciar su rol social…De ahí que podamos ver en ellas ciero aire triste y melancólico. Probablemente Berthe Morisot reflexionaba así sobre la identidad femenina y los roles de género asignados.

Lo que está claro es que nuestra artista denuncia a través de su obra artística el encorsetamiento de la mujer.

Otro dato a tener en cuenta es que tanto ella como Camille Pissarro fueron los dos artistas que expusieron en todas las exhibiciones impresionistas.

Y es que el trabajo de nuestra protagonista fue muy popular en su época llegando a vender más cuadros que la mayoría de sus coetáneos.

Sin embargo, Berthe Morisot fue relegada a un segundo plano por los historiadores del arte, dejándola en el ámbito de “artistas femeninas” por su temática de la vida cotidiana.

Pero curiosamente Morisot pintaba lo mismo que sus coetános masculinos…

Todo ello la llevó a expresar en su diario la angustia que le provocaba el trato que recibía como mujer. De ahí que escribiera estas palabras: “No creo que exista un hombre que haya tratado a una mujer como a su igual, y es todo lo que pedí. Sin embargo, estoy segura que valgo tanto como ellos.”

Otra artista que sufrió la discriminación por el mero hecho de ser mujer.

A pesar de que, hasta finales del S.XX los historiadores del arte la relegaron a un segundo plano, tanto su talento como su habilidad le valieron el respeto y reconocimiento público de sus colegas varones contemporáneos, logro inusual para las mujeres de su época.

Berthe Morisot fue una gran dama de la pintura injustamente silenciada por la historia.

Antes de acabar, comparto con vosotros unos datos de Clare McAndrew, directora de Arts Economics de Dublín, de un reciente informe que está elaborando sobre la situación de las mujeres en el arte y su presencia en las exposiciones y fijaos qué datos se desprenden:

El número de artistas masculinos en las exposiciones a inicios del S.XX es del 96% frente al 4% femenino.

A mediados del S.XX, la presencia masculina es del 91% frente al 9% femenino.

A inicios del S.XXI es del 75% masculino frente al 25% femenino

Y llegamos a 2018: presencia masculina del 67% frente al 33% femenina.

Datos que hablan por sí mismos….

Eso sí, ahora te invito a escuchar otro de nuestros Podcast Lila….

Escucha, escucha….

Angela Ruiz Robles: Podcast Lila 23

Descubre la apasionante historia de esta maestra, escritora e inventora: Ángela Ruiz Robles.

La precursora del ebook, más conocido por nosotr@s como libro electrónico.

Esta maestra y pedagoga dedicó su vida a la docencia llegando a fundar su propia escuela.

La valía de nuestra protagonista cobra mayor importancia si tenemos en cuenta el contexto educativo español en el que le tocó vivir y realizarse como profesional.

A pesar de todo, la creatividad de nuestra protagonista brotó hasta alcanzar metas insospechadas porque, si algo se le debe reconocer a nuestra protagonista, es su faceta como inventora.

Fijaos, a ella se deben tres ingenios importantes para la enseñanza: la máquina taquimecanógrafa, un atlas lingüístico gramatical y la enciclopedia mecánica o libro mecánico.

Además, Ruiz Robles publicó 16 libros de texto.

Esta maestra se adelantó a su época preconizando la llegada de la nueva era de los libros electrónicos!

Y es que podemos decir que el primer libro electrónico nació en El Ferrol.

Nuestra protagonista quería adaptar la enseñanza a una nueva época…pero esa nueva época, a nivel social, no llegaba….

En el año 1962 se presentó un prototipo de su Enciclopedia Mecánica pero no llegó a comercializarse, probablemente por intereses y por las muchas especificaciones que requería.

Actualmente se considera que el escritor, empresario y filántropo norteamericano Michael Hart fue el ideólogo del ebook a través del Proyecto Gutenberg en 1971. Pero si rastreamos en la historia, cosa que nos encanta hacer en estos Podcast Lila, nos encontramos con la auténtica e invisibilizada ideóloga e inventora del libro electrónico: Angela Ruiz Robles. Otro ejemplo de mujer talentosa silenciada por la historia.

Escuha, escucha….